Historia Forn Valls

Forn Valls es una empresa familiar, que se encuentra en su cuarta generación. El primer panadero fue Simeón Valls, quien abrió en Sabadell su primer horno de pan. Este padre entregado a su familia y a sus panes, contagió de tal manera a sus hijos que, cuatro de los cinco que tenía, años después quisieron tener su propio obrador, todos bajo el nombre de Forns Valls, y elaborar sus propios panes, tortas, y otros productos artesanales.

Francisco Valls, hijo de Simeón, siendo muy joven ya se introdujo en el fascinante mundo del pan. Al igual que su padre, transmitió a su familia, junto con su esposa Carmen, la pasión por el mundo de pan. Pere Valls, el primogénito, aprendió el oficio junto a su padre ya de muy pequeño. Y a sus 24 años emprendió la aventura de ser panadero, junto con su esposa Rosa María.

Ambos apostaron por que sus panes llegaran a todas las casas ... De nuevo daban continuación a la aventura de hacer buen pan y abrieron un horno en Castellterçol, para ir posteriormente a Mataró, Vilanova y la Geltrú y finalmente establecer el obrador en La Ràpita, conservando dos tiendas en Vilanova. A día de hoy, sus hijos Pere y Anna, siguen los pasos de Rosa M ª y Pere. Día a día hacen que Forn Valls, sea más que un horno, fruto de sus vivencias y experiencias en diferentes ciudades, cuidan, reinventan y estiman sus productos de tal manera que sus panes, tortas, cruasanes ... tienen sabor a recuerdos, y junto con un equipo que los acompaña desde hace años, cada día ponen la pasión por que el cliente disfrute de la última hornada de sus panes, tortas, bollería, y pastelería.

 

El equipo de Forn Valls os da la bienvenida.